¿SABIAS QUE LOS ESTUDIANTES LIMPIAN SUS ESCUELAS Y DOJOS?

Deberíamos aprender de la disciplina y educación Japonesa. Se trata de una práctica de la que se sienten orgullosos.

En la escuela y dojos un alumno no sólo estudia las materias, también aprende a cuidar lo que es público y a ser un ciudadano más consciente.

El sistema educativo de Japón ante los ojos extranjeros puede parecer rígido o muy estricto, pero en realidad lo que intentan destacar es que la educación es considerada un asunto muy serio. Es una tradición que se tiene en las instituciones educativas, además que la obligación hace que los niños entiendan la importancia de limpiar lo que está sucio.
 
Esto no quiere decir que las escuelas de Japón no cuenten con personal encargado de limpieza; sí los hay y se les conoce como yomushuji

“Esto demuestra el nivel de organización del pueblo japonés; aprende desde pequeño a cuidar el patrimonio público que va a ser utilizado por las próximas generaciones” (Michie Afuso).

 

 

 

Es habitual oír que el karate es una forma de vida y que puede ser practicado tanto por pequeños como por mayores.

De hecho, los grandes maestros han practicado karate durante toda su vida y nos han impresionado con sus demostraciones de flexibilidad, potencia, equilibrio y agilidad.

Sin embargo, pocos estudios científicos han estudiado los posibles efectos de la práctica del karate sobre la salud y el bienestar en la tercera edad.

Mientras muchas empresas diseñan aparatos, videojuegos y aplicaciones para móvil, tratando de mantener las capacidades cognitivas de las personas mayores, parece que estamos olvidando la posibilidad de utilizar un arte centenario que podría frenar el deterioro neuronal propio del envejecimiento. Además, el karate tiene la ventaja de trabajar al mismo tiempo las capacidades físicas y las cognitivas.

Por ejemplo, se podría mejorar el equilibrio con un ejercicio de kihon, la memoria con un kata o la reacción a estímulos visuales a través del kumite (utilizando protecciones adecuadas para evitar lesiones). ¿Os imagináis a un grupo de octogenarios realizando el un kata? Estarían trabajando simultáneamente respiración, tonificación muscular, control postural, equilibrio, memoria motriz,…

Referencias:

Garatachea, N. & Lucia, A. (2013). Genes, physical fitness and ageing. Ageing Res Rev,12(1): 90-102.

Jansen, P. & Dahmen-Zimmer, K. (2012). Effects of cognitive, motor, and karate training on cognitive functioning and emocional well-being of elderly people. Frontiers in Psychology, 3, Article 40.

Fuente: http://odequel.wordpress.com/

Más información: El Karate en la tercera edad F.Martín 1996

katas-y-f-c2Según la medicina tradicional Oriental los movimientos que realizamos no solo los memoriza el cerebro si no que se memorizan en determinados órganos.

Los movimientos que encontramos en los Katas estimulan la circulación sanguínea, siendo la realización de ejercicio aconsejado por los Médicos.

Con los Katas tenemos la ventaja sobre otras formas de ejercicio, el trabajo de prácticamente todas las articulaciones del cuerpo lo que nos serviría para prevenir y retrasar los síntomas de la temida artrosis.

Como podremos ver en el articulo del Doctor Francisco Aboitiz (Francisco Aboitiz, Ph. D. Profesor Asociado, Facultad de Medicina,) se trabaja gran parte del Cerebro lo que posiblemente nos serviría para mejorar, evitar o retrasar posibles enfermedades de falta de memoria.

El entrenamiento en esta disciplina permite reforzar formas de memoria y estados de atención que son fundamentales para el desarrollo motor y cognitivo, y cuyas bases neurológicas comienzan a comprenderse poco a poco.

Una de estas formas de memoria es la llamada memoria procedural, que consiste en la automatización de rutinas de movimientos aprendidos. 

En una primera etapa, el aprendiz es consciente de los movimientos, las posturas y la secuencia que debe seguir durante la ejecución del kata.

En una segunda etapa los movimientos comienzan a ocurrir en forma inconsciente o automática. Cuando se interioriza un kata ocurre un desplazamiento de la representación de la secuencia de movimientos hacia regiones mas profundas del cerebro. 

El entrenamiento del karate no debe ser considerado un mero ejercicio físico, sino que involucra además el desarrollo de regiones  del cerebro que participan en elementos tan fundamentales como son la memoria, la atención y el balance emocional.

 

¿Por qué los karatekas incluyen el kata como parte de su entrenamiento?. 

Sin una comprensión de la información y técnicas incluidas en el kata, el Karate es un arte muy limitado.

Los fundadores de nuestro arte eran hábiles luchadores que entendían cómo ocurrían las peleas reales.

Los katas son el vehículo a través del cual las técnicas y principios combativos de un maestro o estilo en particular son transmitidos de generación en generación. 

La intención de los katas es ser utilizado  como sistema de auto-defensa.

La inmensa mayoría de peleas reales también se desarrollan en distancia corta y por consiguiente la inmensa mayoría de aplicaciones de kata son también para su utilización en esa distancia. Las proyecciones, derribos, estrangulaciones, luxaciones, inmovilizaciones de piernas, dedos, muñecas, torceduras de cuello, lucha de suelo, etc. son comunes en los katas.

El propósito primario del kata es permitirnos infligir dolor sobre nuestros agresores en respuesta a actos de violencia no provocados. 

Gichin Funakoshi en su libro “Karate-Do Kyohan” expone: “Una vez una forma ha sido aprendida, debe ser practicada repetidamente hasta que pueda ser aplicada en una emergencia, ya que el conocimiento de sólo la secuencia de una forma en Karate es inútil”. Deberíamos recordar que los katas son el medio para alcanzar un fin, y no un fin en sí mismos.nder las artes marciales es un proceso lento y metódico. Sería una insensatez lanzar a los grados más bajos al “combate de todo incluido”. Primero deben aprender el

http://www.iainabernethy.co.uk/article/bunkai-karates-forgotten-95

La traducción más aproximada para sensei es instructor, literalmente “nacido antes”.

Para ser sensei era ineludible tener mayor edad que el alumno, pues se daba por sentado que no es posible alcanzar mayor conocimiento que una persona que ha vivido más.

En las artes marciales tradicionales cobraba una especial relevancia en tiempos de guerra, pues la vida del samurái estaba marcadamente acentuada por la disciplina militar.

Sin embargo, fuera de ese ámbito, el valor del sensei no era tan encumbrado como la sociedad occidental entendió a finales del siglo pasado, cuando las artes marciales japonesas se extendieron por Europa y América. Fue entonces cuando se le rodeó de un halo de misticismo casi sobrenatural.

En realidad, existe la denominación de sensei para cualquier oficio y por ejemplo en Okinawa, donde aún se mantiene el sistema antiguo de enseñanza del Karatedo, el sensei solo desempeña su rol durante el entrenamiento, convirtiéndose en un miembro más de la comunidad cuando abandona el dojo.