NISHIYAMA HIDETAKA Nishiyama nació el 10 de octubre de 1928 en Tokio, Japón. Durante su infancia el karate era mayormente desconocida en Japón, y los niños estaban obligados a entrenar, ya sea en el judo o el kendo en la escuela. Él comenzó a aprender kendo en 1933 y judo en 1938.

En 1943 se inició en el Karate Shotokan en el Hombu Dojo, en virtud de su fundador, Gichin Funakoshi. Su interés en el karate se había despertado por dos cosas: un viejo libro escrito por un maestro de la espada (Nishiyama estima que el libro fue escrito alrededor de 1550 ), y Zoku Sugata Sanshiro (1945), una película de Akira Kurosawa. En 1949 fue el encargado del programa de formación de los instructores de la JKA  hasta finales de 1950.

En 1952, Nishiyama comenzó a dar clases de karate al personal militar del Comando Aéreo Estratégico (SAC). Los otros instructores de karate para este programa incluyen a Masatoshi Nakayama y Isao Obata. Al año siguiente,  la Fuerza Aérea general Curtis Lemay de Estados Unidos invitó a varios instructores, incluyendo Nishiyama, para recorrer las bases aéreas en el continente de América del Norte. En julio de 1961, Nishiyama se mudó a los Estados Unidos de América, por invitación de sus alumnos de la SAC, y fundó el All American Karate Federation (AAKF).

SUGIURA  MOTOKUNI Su carrera del karate empezó en su juventud, cuando se convirtió en un estudiante de karate Shotokan. En la Universidad estudió bajo Funakoshi Gichin pero sobre todo con su segundo hijo Yoshitaka. Después de su graduación en 1944, el Maestro Sugiura pasó un año en el Cuerpo Aéreo Tsuchiura Armada, pero pronto volvió al arte marcial que amaba, y reanudó su entrenamiento de karate con el Maestro Nakayama Masatoshi.

En los años 50 fue nombrado director de la JKA siendo el comienzo de una vida de contribución al arte del karate. No sólo se enseñó en la sede  de la JKA, sino también ayudó a establecer las reglas para los torneos. En la próxima década, comenzaría el estudio para ayudar a promover el camino del Karate en todo el mundo. En 1961, ayudó a editar los “Fundamentos de Karate-do”.

Uno de los mayores regalos de Maestro Sugiura a la JKA ha sido su enfoque constante en lo básico: kihon, kumite y kata. Como el mismo enfatiza :

  • kihon nos enseña cómo mover, asegurando nuestra técnica de manera impecable.
  • kumite nos enseña a concentrarnos, y cómo aplicar mejor nuestra técnica de potencia máxima.
  • kata nos enseña tanto a la vez, y abre el camino hacia el cuerpo-mente unidad que es el alma de karate.

OKUYAMA TADAOOkuyama Tadao era un personaje muy enigmático. Antiguo miembro    de la Universidad de Waseda. A diferencia de la mayoría de los Maestros de hoy en día, famosos por haber viajado y transmitido el karate por muchos países, él permaneció siempre en el anonimato y  poco o nada se sabría de él si no fuera por lo que los Maestros Harada, Kase y Kawanabe han contado.

A nivel técnico tenía un sistema de absorber para devolver, con el uso de todo el cuerpo relajado, pero músculos explosivos, como una serpiente por así decirlo. Okuyama no se sentía cómodo del todo con la filosofía y técnicas de los Funakoshi ya que siempre estuvo interesado en mejorar la potencia y velocidad de las técnicas mediante la combinación de mente, músculo y respiración con el fin de ser más fuerte y rápido.  Por ello decide abandonar la enseñanza de la Universidad de Waseda y realizó un retiro a la montaña de Tsukuba en la prefectura de Ibaraki. En los próximos años se centraría en la búsqueda del verdadero karate. Estudió los animales y las plantas mediante el movimiento de la naturaleza. Consiguió su objetivo de alcanzar la armonía “Ten-Chi-Shin” (cielo-tierra-hombre).

Posteriormente, abandonó el Karate y se centró en estudiar y entrenar una variante del Aikido clásico, el Shinwa Taido. También pasó a formar parte de la secta político religiosa llamada Omoto-Kyo, que propugnaba la necesidad de lograr la armonía con la Naturalezay la purificación del cuerpo y del espíritu. Ya en los 80 y hasta 2001, se dedicó a enseñar Kotodama Tsurugi, un método de espada.

Excéntrico, solitario, luchador y, para los que le conocieron, un auténtico genio. Es lo poco que se puede decir del desconocido Okuyama Tadao.

 

NAKAYAMAMasatoshi Nakayama nació en Kanazawa, Japón, en una familia de antiguos guerreros feudales o samurai del Clan Sanada, dedicada a la enseñanza del arte clásico de esgrima o Kenjutsu.  En 1932, cuando Nakayama llegó a Takushoku para empezar sus estudios en idiomas, pensó en continuar su práctica del kendo. Pero debido a que leyó mal el horario, se presentó al dojo cuando el grupo de karate estaba practicando y quedó fascinado por lo que vio :tal y como mencionaría más tarde : “yo me olvidé completamente de los entrenamientos de kendo”. En esos momentos, el maestro Gichin Funakoshi estaba enseñando personalmente y el entrenamiento era agotador. Sólo aproximadamente el 10% de los estudiantes duraban más de seis meses. Los entrenamientos consistían fundamentalmente en 50/60 repeticiones detalladas de un solo kata, y alrededor de 1000 golpes al makiwara, con las manos y pies.

En mayo de 1949 ayudó a fundar la Asociación Japonesa de karate (JKA)

Aunque el maestro Gichin Funakoshi era la cabeza honoraria de la nueva organización, el maestro ya tenía 81 años en el momento de la fundación, y escogió al joven Nakayama como instructor Principal de la J.K.A. En 1947 Nakayama se convirtió en el entrenador del equipo de karate-do de la Universidad de Takushoku. En 1952 se le contrató como parte del personal de educación física y tras completar sus estudios en esta rama de la educación, llegó a ser el director de la facultad. Entre sus muchos logros están la creación de las bases y estructura inicial del karate deportivo, el programa de entrenamiento de instructores de la J.K.A., y la expansión del karate-do en los Estados Unidos y en el resto del mundo. En 1965 publicó su libro “La Dinámica del Karate” (2 tomos) y en 1977 la serie “El Mejor Karate”. Otros libros de gran reconocimiento son: “Las Katas de Karate” (5 tomos) y “Karate Superior” (11 tomos).

Entrevista exclusiva del maestro Nakayama en 1987

Video del sensei Nakayama  

 

HIRONISHI GENSEINHironishi Genshin fue uno de los últimos supervivientes Grandes Maestros de los llamados  “años dorados de Karate-do”.

Comenzó su formación en 1931 en la Universidad de Waseda. Al participar como sargento en la guerra chino-japonesa, su poder físico se convierte en memorable.

Tras la muerte de Takeshi Shimoda en 1934, Funakoshi nomina a su hijo Yoshitaka como subdirector. Yoshitaka, con el apoyo de Hironishi y Egami, introdujeron nuevas técnicas básicas y nuevas formas de Kumite.

Tras la muerte de Shigeru Egami en 1981, lo reemplazó como instructor jefe de la escuela Shotokan.

shigeru egami Fue uno de los primeros discípulos de Gichin Funakoshi. Egami contribuyó a establecer el club de karate de la universidad. Anteriormente había practicado Judo, Kendo y Aikido. Egami viajó por Japón con su maestro Funakoshi, su hijo Gigo Funakoshi y con Takeshi Shimoda, haciendo demostraciones para promocionar el karate con el fin de convertirlo en un arte marcial oficial en Japón. Fue elegido por Funakoshi miembro del Comité de Evaluación, siendo el instructor más joven en haber recibido ese cargo. Enseñó karate en las universidades de Gakushin, Toho y Chuo. En mayo de 1949 ayudó a formar la Asociación Japonesa de Karate (JKA, Japan Karate Association) del lado de Funakoshi.

Evitó el aspecto deportivo del karate: consideraba que las competiciones desvirtuaban el espíritu del entrenamiento, e insistió en que debe interiorizarse que el karate es mucho más que ganar combates. Su legado contiene enseñanzas que incluyen aspectos de las tradiciones orientales que son considerados esotéricos por los practicantes de estilos de lucha meramente deportivos, como puede ser el concepto del Qì o el Kiai.

Gigo_funakoshiAunque murió joven el tercer hijo del Maestro Gichin Funakoshi, dejó una trascendental marca en el Karate-do Moderno.
Donde su padre fue el responsable de transformar el Karate desde una mera técnica de combate a una vía filosófica marcial, Yoshitaka fue el encargado de desarrollar, avalado por su padre, una técnica de karate que separó definitivamente al Karate-do japonés del arte local de Okinawa, dándole además un sabor completamente distinto y característico.

En el libro Karate-do, Mi Camino, el Maestro Funakoshi cuenta cómo les hacían observar los kata y luego los maestros le pedían a Gigo y su hermano que los realizaran. Fue un precursor del Karate-do moderno por el lado técnico. Gigo descubrió nuevas técnicas de pierna, Mawashi geri, Yoko Geri Kekomi, Yoko Geri Keage, Fumikomi, Ura Mawashi Geri y Ushiro Geri. Todas éstas pasaron a formar el ya abultado arsenal del antiguo estilo. Las técnicas de pierna eran realizadas además con un levantamiento de la rodilla mucho mayor que en el estilo previo y además enfatizaba el uso de la cadera. Generó además varios cambios técnicos, como el giro del torso a una posición mitad de frente (hanmi) durante el bloqueo. Yoshitaka insistía en posiciones bajas y ataques largos, encadenando técnicas, algo que lo separó inmediatamente del karate okinawense. Fue, además, el primero en enfatizar el movimiento de empuje de la pierna retrasada y de las caderas al realizarse las técnicas, con la idea de generar ataques que involucraran todo el cuerpo. Colocaba gran énfasis en el oi-zuki y en el gyaku-zuki. Se realizaban entrenamientos agotadores en los que obligaba a sus alumnos a colocar el doble del ardor que colocarían en una confrontación real, para que así estuviesen seguros de estar preparados para aquella eventual situación.

Creó el Gohon Kumite (Combate predeterminado a cinco pasos). En 1933 creó el Kihon Ippon Kumite (Combate predeterminado a un paso) seguido por el Jiyu Ippon Kumite. Finalizó con el combate libre, Jiyu Kumite, en 1935.

OBATA ISAO

 

En la escuela Isao Obata entrenó Judo, Kendo y Kyudo, pero cuando ingresó en la Preparatoria de Keio en Tokio, conoció el Karate a través de un libro que le prestó un amigo, el libro era la primera publicación del Maestro Gichin Funakoshi, fundador del Karate Shotokan. Éste despertó aún más la curiosidad de Obata en el Arte, y luego gracias al destino, Obata en la Universidad de Keio conoció a Funakoshi que había aceptado enseñar Karate a los alumnos.

El 27 de mayo de 1949 la JKA (Asociación Japonesa de Karate) fue establecida y Obata estuvo allí apoyando a sus amigos: Shigeru Egami, Masatoshi Nakayama, Gichin Funakoshi. Durante los años 60, Obata se dedicó a la enseñanza y formó a grandes karatekas como Tsutomu Ohshima.

Sensei Isao Obata dedicó su vida al Karate, falleció en 1976 dejando una gran cantidad de alumnos formados en el Arte.

SHIMODA TAKESHI

 

Takeshi Shimoda fue asistente de Gichin Funakoshi e instructor en los años trienta, según Shigeru Egami el más talentoso de los alumnos de O-sensei. Viajó alrededor de Japón junto con Egami, entre otros alumnos de Funakoshi dando demostraciones de Karate. Era un experto en Kendo de la escuela Nen-ryu y también estudió Ninjutsu.

Después de una de estas demostraciones enfermó seriamente y murió muy pronto, esto sucedió cuando contaba con treinta y tres años.

El Maestro Shigeru Egami relata :
 “No era un hombre grande, siempre mantuvo posturas bajas, no parecía golpear el makiwara con mucha fuerza. Me vi muy sorprendido cuando supe que practicaba mil golpes con cada puño cada día, aun cuando llovía, practicaba con un paraguas sobre su cabeza. Me vi aun más sorprendido cuando se me pidió que me parara ante él y recibiera sus golpes. Aunque sus golpes eran leves simplemente no podía defenderme de él no importaba cuanto lo intentaba”

El perder a un exponente tan joven fue un golpe muy duro, no sólo para O-sensei, sino para todo el Karate-do, poniendo al grupo de Gichin Funakoshi en la complicada situación de reemplazarlo.

Gichin Funakoshi El Sensei Funakoshi es conocido como el “padre del karate moderno” por su labor de difusión del mismo en las islas principales de Japón junto a otros maestros, y por ser fundador del Dojo Shotokan, lugar de estudio del karate donde sus alumnos junto con su hijo Yoshitaka “Gigo” crearon el estilo de karate del mismo nombre.

Funakoshi era un ferviente seguidor de la filosofía china del confucionismo. Tanto así que, cuando se vio obligado en dos ocasiones a usar el karate para defenderse, se sintió avergonzado, pues había deshonrado la armonía y las normas del cielo. El maestro Funakoshi desarrollo asímismo el Dojo Kun o reglas de aplicación del karate dentro y fuera del dojo como disciplina formativa. Sensei Funakoshi creía firmemente que un verdadero maestro podía ganar y salir adelante en la vida sin pelear, con dignidad, con su propio esfuerzo.

En 1906 Gichin Funakoshi, su maestro Itosu y algunos de sus compañeros de entrenamiento formaron un grupo para realizar demostraciones por la geografía de Okinawa. Tuvieron tal éxito que se propusieron divulgarlo, unificando las enseñanzas de sus dos maestros formando lo que sería un estilo único, más “japonés”: El Karate do Shotokan.

El objetivo final de su karate se definía por la búsqueda del equilibrio entre el cuerpo y la mente, manteniendo el uso de los ritos y de las normas de conducta :

DOJO KUN.

– Respeto a los demás
– Esfuerzo y constancia
– Reprimir la violencia
– Guardar siempre fidelidad
– Perfección de la personalidad